sábado, 19 de enero de 2013

Alienación

¿Somos capaces de reconocer el talento en cualquier contexto o entorno? o por el contrario, ¿dejamos de apreciarlo dependiendo de éstos?. ¿Percibimos la belleza?. Estas son algunas de las cuestiones que se planteó el Washington Post en un estudio social sobre la percepción, el gusto y las prioridades de cada individuo. Para determinar una respuesta, llevó a cabo el siguiente experimento: Colocó a un violinista en hora punta en una estación de metro en Washington DC. El músico tocó seis obras de Bach durante 45 minutos. Se calcula que en este intervalo de tiempo, unas 1.100 personas pasaron junto a él. Transcurridos tres minutos del inicio del concierto, un anciano, aminoró su paso y se paró ante él unos segundos, para continuar inmediatamente hacia su destino. Un minuto después una señora le dejó un dólar sin pararse. Tras ella, un señor se apoyó en la pared y se quedó unos minutos escuchando, miró su reloj y apresuró su paso. Fue un niño de unos tres años, el que más atención le prestó, parándose delante del violinista durante unos minutos, hasta que su madre se lo llevó a empellones mientras él giraba continuamente la cabeza hacia el músico. Esta misma conducta se repitió en varios niños más, mientras que todos los padres sin excepción les obligaban a seguir caminando hacia delante. Durante estos 45 minutos, sólo seis personas se pararon. Unas 20 le dieron dinero, recogiendo un total de 32 dólares. Cuando acabó de tocar, nadie lo notó, no hubo aplausos ni ningún tipo de reconocimiento. Sólo una señora reconoció al violinista. Ese violinista, tocó seis piezas de Bach con un Stradivarius del año 1713 valorado en tres millones y medio de dólares. Dos días antes, había vendido entradas a 100 dólares y había colgado el cartel “sold out” en un teatro de Boston. Ese violinista, es Joshua Bell, uno de los músicos con más talento del mundo. Intérprete de la parte solista en la banda sonora de  “El violín Rojo”, que dicho sea de paso, tiene un Oscar a mejor banda sonora.
Si no tenemos un momento para pararnos a escuchar a uno de los mejores músicos del mundo ¿cuántas cosas más nos estamos perdiendo? ¿Somos conscientes de ello?.




Publicar un comentario